diumenge, 29 de desembre de 2013

Gatos en el tejado

Eres como un gato.
Tú también tienes siete vidas.
Tú también mantienes el equilibrio.
Tú también te molestas en volver.
En ir y venir aparentemente despreocupado. 

Te pareces a un gato.
Sobre todo en el pelo erizado.
En acercarte.
En camelarme.
En escabullirte de mí.

Andas ronroneando, pero sólo a veces.
Arañas, pero pocas veces.

Te pareces a un gato y, aunque caigas, siempre caerás de cuatro patas.
Seguirás caminando como si nada.

Nos encontraremos en el tejado.



dilluns, 9 de desembre de 2013

Always when we fight

you try to make me laugh
until everything is forgotten ...
you know I hate (love) that.

 

divendres, 1 de novembre de 2013

La vida es chula

La vida es chula como:

quererte cada día
no parar para comer
porque tu sabor me alimenta.
Alimenta. Alimenta.

Abrazar los dedos de tus pies con los dedos de los míos.

Abrazar
los dedos de tus pies
con los dedos de los míos.

La vida es chula como quererte cada día, no parar para comer porque tu sabor me alimenta. Alimenta. Alimenta.


by @Desigual

dijous, 10 d’octubre de 2013

ella (siempre) baila sola


Que los relojes no duermen y en mi mente sus agujas son espadas...

Y se me va de las manos mientras la vida sigue pasando.


dimarts, 8 d’octubre de 2013

Frágil

El mar está muy, muy lejos. Tu fuerza me arranca del camino. Floto. Me engulle la corriente. Serpenteo. Respiro. Nado. Buceo. Vivir como un pez en tu agua es fácil. Casi me noto ya las escamas. Resplandecientes. Pero llega esa temporada, la de la sequía, y se me hace cuesta arriba. Casi no hay pendiente. Demasiados cantos rodados, demasiado sol, demasiada angustia. Sorteo lo difícil, sí, pero no puedo evitar a veces sentirme medio fuera de ese agua, aletear, boquear, intentar no ahogarme en el exterior. Calor seco. Qué lejos este mar, qué escasa esta agua. Qué cruel este río. Qué frágil esta piel ... y cuánto te echa de menos.

dimecres, 2 d’octubre de 2013

Lo que gritan los labios

El paso del tiempo. Ese inexorable destino, camino. El paso del tiempo que nos moldea, nos cambia, nos crea, nos agrieta, nos revive, no nos pertenece. Ha pasado ya demasiado y poco tiempo, todo a la vez. Aún luce el sol, las hojas no se atreven a dejarse caer de su árbol. Demasiado y poco tiempo. Quizá insuficiente, quizá excesivo. Ya no recuerdo en qué tiempo nos perdimos, pero recuerdo muy claro el tiempo en que me perdí, en que estuve perdida. El tiempo no pasó. El tiempo no arregló mis pedazos. El tiempo era cada vez más hojas en el suelo. Más letras por los suelos. El tiempo es sólo melancolía y no la quiero. Olvidémonos del tiempo y fijémonos más en los espacios. En las distancias. En lo que gritan los labios. En lo que escuchan las paredes.


dimecres, 18 de setembre de 2013

Desaliento

A veces no se me acaban de terminar bien los versos. Como la sierra que termina en un gran acantilado. Como el río que desemboca en otro río. Como la lágrima que nadie verá. Y es que nadie dijo que la poesía fuera fácil, aunque sí bella. Tiene esa obligación. Serlo. Incluso sería mucho mejor si rimara. Y la poesía, que tiene nombre de mujer, se siente tan azorada, tan cobarde si no la miman... Y no puede terminarse, aunque vaya a morir. Poesía terminal.

dimarts, 17 de setembre de 2013

Sé lo que (te) quiero

Sé que quiero más besos. Más carícias de esas que tatúan, que encienden, que permanecen. Sé que quiero mirar tu lejos de cerca, retratarlo. Sé que quiero observarte en tu rutina, admirar tu nervio, ver tu esencia. Sé que quiero reír contigo. Que me hagas reír. Que me rías alguna que otra tontería. Que te salgan esas arrugas en los ojos. Sé que quiero complicar lo más sencillo porque sino sería demasiado aburrido. Sé que quiero que lo entiendas. Que me entiendas. Que nos entendamos sin palabras. Sin reproches. Ni rencor. Sin vacíos ni silencios. Sé que quiero silencios llenos de ti y de mí. Que quiero momentos de lluvia en la ventana. De empañar los cristales. Que habrá lluvia, y quiero que estemos ahí hasta que escampe. Sé que quiero un poco de locura. También un poco de ternura. Sé que queremos espacios, sé que sabemos llenarlos. Sé que somos tan diferentes y tan parecidos... Sé que sabes. Sé que todo esto ya lo has sabido. Sé que me inquietas. Sé que no es lo más sencillo.

dimecres, 21 d’agost de 2013

A veces tú me dices cosas y yo las pienso muy bajito

A veces se nos chocan los caracteres. Las palabras. Tú carácter y el mío, así como enredados, siempre tan parecidos, a veces tan extraños. A veces digo cosas que no pienso. A veces no pienso lo que digo. A veces te pones muy serio y frunces el ceño, entonces tú también dices cosas que no querrías. Pocas. A veces se me pone tu nervio del revés. A veces desconecto de mi cariño. Cuando no estoy bien no sé estar del todo bien conmigo. Ni contigo. Y a veces, cuando me lío yo sola, siento esa prisa, esa lluvia, ese desnivel hacia el vacío.
A veces tú me dices cosas y yo las pienso muy bajito. Casi siempre, a tu manera, dices más verdades. Casi siempre aciertas un poquito. Y es que ya sabemos que somos agua, aunque tú a veces seas viento, y aunque yo a veces permanezca tan quieta. No sé a dónde va a parar este río, pero me gusta que fluya. Me gusta que a veces se precipite en cascada y a veces se detenga en un remanso. Me gusta ser frío y ser caliente. Me gusta ese leve oleaje que levanta el viento en la superfície. Me gusta su vida interior. Me gusta buscar el cauce, bajar las montañas, perseguir el mar. Me gusta que nada permanezca, pero que todo fluya y sean recuerdos. Me gusta pasar entre las rocas. Me gusta y, por eso, lo voy a llenar de puentes. Para pasar de una a otra orilla.

dimecres, 14 d’agost de 2013

Me gusta


Me gusta
y quiero
versarte.
¿Ves arte?
Besarte.

dijous, 8 d’agost de 2013

Aire

A veces creo que vas a escapar, porque eres aire. Desde el principio eres aire. A mi lado, eres aire. Por eso no intentaré atraparte en estos dedos, que ahora tiemblan. Siempre. Aunque menos. Eres acariciar tu piel antes de dormirte. Y las ventanas abiertas, y las sombras abiertas, y los ojos abiertos, y la oscuridad acierta y se nos mete en la cama. Como la luna. Yo soy agua y tú eres un aire muy húmedo, casi lluvia. Casi mojabas en esa noche en que queríamos vivir. Sentir. Y te sentía muy cerca, tan tocándome por dentro que daba miedo. Y en esos segundos en los que te siento a punto de volar, me siento a esperar tu viento. Que no llega. Que me engaña un poco. ¿Y si no hay tormenta? No me pierdo en las nubes, me pierdo en tus manos. Me pierdo cerca de ti. Me pierdes. Me quedo. Te creo.

 

divendres, 2 d’agost de 2013

Silencio de cuántos tiempos

Al final de esta gran partitura, sólo nos quedó un silencio muy largo. 

 

dimecres, 24 de juliol de 2013

Levedad

Levedad. Voy soltando lastre. Voy regalándote pedacitos de mi yo más oscuro, a veces. Cruel. Como una estrategia clara. Voy temiendo miedo. Soy yo y por fin (casi) puedes tocarme. Porque yo no te toco.

Empiezo a entender de esas manos, porque saben. Han recorrido ya todas las curvas pero siempre andan con el mismo cuidado descaro. Y qué sé yo, apaciguan. Hacen creer cosas. Aunque tenga pánico a mis lágrimas... creo poder reir contigo. Sentir contigo. Sentarme contigo a ver el mar, a escuchar las olas. Las que vienen y van, las que rompen, las que erosionan. Creo poder ser menos brava. Creo poder ser calma. Creo poder. Querer. Quiero.

Quiero centrarme en esa risa. En ese gesto, en esas pequeñas arrugas en los ojos. Quiero sentir tus manos en mi espalda. Quiero saber que puedo, que somos, que soy. Aunque a veces vuelvan a acecharme los fantasmas. Aunque duelan. Yo sé que están muertos. Una vez más, quiero lanzarme de cabeza a este agua.

dissabte, 13 de juliol de 2013

Ya casi

Ya me voy haciendo a tus manos. Ya casi lleno los huecos entre tus dedos. Ya casi a veces sobra el aire.

Ya me vas conociendo poco a poco. Ya adivinas mis sombras. Ya duele un segundo extraño. Ya nunca es demasiado pronto. Ni demasiado tarde.

Ya me sé tus inexactitudes, tus imperfecciones. Ya supongo lo que temes. Ya sospecho lo que tramas. Ya sé que somos agua.

Ya es ese momento en el que todo sigue siendo.

dimecres, 3 de juliol de 2013

Las horas

Necesito algunas palabras bonitas que tirarte a la cara y nunca las encuentro. Necesito quitarle el candado a mi historia, no ser tan dramática, explicarte mi vida. Ser libre. Puede que me arda la boca pero seré frío. Seré hielo, aunque me derrita. Aunque a ratitos se me olvide disimular y me encuentres de repente tan charlatana, tan cariñosa. No lo sé, supongo que a veces se me antoja aparentar la fuerza que no soy. Se me ocurre pasar de largo, desviar la mirada, doblar tu esquina. Se me pasan los segundos de largo. Se me ahogan los minutos. Se me olvidan las horas. Y pasa el tiempo. Siempre las horas.

dimecres, 26 de juny de 2013

Cascadas

He repasado mis actas. He recordado tus actos uno a uno. Tus palabras, tus silencios, tu voz. Te he observado muchas veces muchos días. He repetido tu nombre junto al mío. He vivido, he esperado, he respirado. Me he dicho a mí misma una y otra vez lo mismo. He mirado al horizonte infinito. Te he azuzado y ahora voy destrás de ti, siguiendo tus pasos decididos.

Me he tirado demasiadas veces a tu abismo pero aún no siento haber sido capaz de olvidar el paracaídas. Yo soy de tiempos. De ritmo lento. Soy de no soltar la cuerda. Y me encuentro con tu desnivel y sé que somos agua y que hará explotar la espuma. Sé que será sonoro. Que caerá con fuerza, que no habrá pez que lo remonte.

Y no es que no confíe, es que (aún) no me lo creo.

dimecres, 19 de juny de 2013

Velocidades

La velocidad es relativa. Es una percepción. Sé que voy en un tren en marcha y miro por la ventana. Un tren largo, pesado, frío, de hierro, de los que van lejos. De los que tardan toda la noche. De los que ofrecen muchos paisajes, muchas reflexiones en el viaje. Sé que tú estás ahí afuera. Te veo correr porque tu tren va aún más deprisa. Porque forma parte de ti, se parece a ti. Se parece a vivir sin miedos ni destinos. Se parece a saludarme por la ventana y desaparecer pero, pese a lo rápido que te veo avanzar, siempre estás ahí. Y eso es lo mágico. A veces creo que he saltado a tu tren, a veces que tú has cruzado al mío. Pero se parece más a haber saltado los dos de nuestro tren en marcha. Se parece a caer rodando por la hierba. Se parece a reir. Se parece a correr. Se parece a vivir. Parece.

dilluns, 17 de juny de 2013

Try

Then I see you standing there, wanting more from me ... and all I can do is try.



dijous, 13 de juny de 2013

Vivir o escapar


[ he rescatado esta antigua entrada de mis borradores de hace unas semanas ] 

No necesito que vengas a rescatarme. Créeme, puedo hacerlo yo sola. Como tantas otras veces. A mi ritmo, a mi manera. Déjame, en lo bueno y lo malo, sentir y sufrir, vivir y soñar. 

No necesito manos si no son para atreverse. Para que versen. No hay castillos, no soy princesa. Aquí hay calles donde perderse y ser olvidada en la distancia y el bullicio. No necesito pero ¿qué quiero? Quiero desenredarme, romper lo frágil, atrevernos. Quiero que no nos engañemos, que no nos disimulemos tanto. 

De vivir o escapar siempre elijo vivir, aunque un día haya que escapar. No me asusto fácilmente pese a que sí, tengo miedo. Me gustan los abismos, los retos. Te reto a que no te escapes. A que nos soltemos las ganas, la coleta.

Te reto a vivir (rescatar) o escapar. Te reto.

dimecres, 12 de juny de 2013

Try, try ... try

Where there is desire, there is gonna be a flame.
Where there is a flame, someone's bound to get burned.
But just because it burns doesn't mean you're gonna die...
You've gotta get up and try, try, try!

 

dimarts, 4 de juny de 2013

Pinceladas

Me haces venir. Llegar. Sorprenderme. Me haces ser y disimular. Me haces a mi manera pero me tienes a la tuya. Soy la calma, la hora, el sentido común, el saberte, el sentir, la sonrisa. Soy el paso a paso. Soy la risa. Soy el estar aquí en silencio, reflexiva, y el morderme las uñas. Me besas. Me dices esas cosas. Te miro, siempre disimuladamente. Te espío. Te sigo el ritmo. Pienso. Me dejo llevar, pienso. Soy esa locura, soy esa ternura. Voy pisando el freno. Voy segura y voy temiendo. Soy contradicciones. Soy inconexa. Soy sensaciones, palabras, cosquillas. Me tienes. Me da esa vergüenza tan tonta. Me callo. Me suspiro. Bajo los ojos... Me sé esta historia.

dilluns, 27 de maig de 2013

Inevitable


Jo vinc al teu món per destorbar-lo. Per desbaratar-lo, per desballestar-te. Per llençar daltabaix les teves rutines i maneres. Per esboçar-te un somriure quan no toqui, per ironitzar els teus dubtes, per empetitir el teu llit. Jo vinc a aquest món que és teu, que sempre serà teu i que sempre vas provar de protegir, per escolar-me per les escletxes. Com l'aigua a l'hivern, congelant-se per partir la roca en mil pedaços. Jo vinc, innocent i silent, a robar-te els teus abraços.

Jo vinc al teu món i tu, aquest cop, no has tancat portes i finestres.

Diary - Alicia Keys & Jermaine Paul

dimarts, 21 de maig de 2013

De (nuevas) luces (que parpadean)

Yo no sé cómo fue ni cuando. Yo no sé qué palabras. Yo no sé qué miradas. Yo no sé qué ha pasado. Yo no sé cuánta luz o cuántas luces. Yo no sé hasta dónde alcanzará para ver claro (y no me importa).

Un día una luz se enciende tenue sobre la escena de tu vida y tú no sabes que ha empezado el primer acto. Pero tienes que escribir el guión. Y yo no sé si hay telón, si nos están cegando.

Yo no sabía si necesitaba tiempo (para acostumbrarme a esta luz) o besos (para cerrar los ojos un rato). Esa luz que parpadeaba demasiado... y ni siquiera sabía si quería (podía) arreglarla. O apagarla. O alejarme. O taparla contigo o conmigo. Yo no sabía apenas si era luz o destello. O estrella.

Yo sólo sé que quiero transitivar tu verbo. Personalizarlo. Complementarlo con mi verbo. Porque están demasiado solos (lejos) en esta frase tan subordinada. Y que las nuevas luces siempre te (a)traen un nuevo camino.

dilluns, 13 de maig de 2013

De (viejas) sombras (alargadas)

Yo no sé cómo fue ni cuánto tiempo. Yo no sé cuántos gritos. Yo no sé cuán oscuro, cuán salvaje, cuán extraño. No sé cuán huraño. Cuanta ira, cuanta maldad, cuanto dolor, cuantas mentiras. Palabras envenenadas y después un beso. "Te odio" y después un llanto. Yo no sé qué era yo, si era yo, si las sombras dejarán un día de ser tan alargadas.

Yo no sé si he sabido explicártelo, explicármelo. Yo no sé olvidar. Yo no sé cuántas lágrimas y cuánta agonía hizo falta para dejar atrás este vacío. Y nadie lo sabe por ti y por mí, no pueden siquiera imaginarlo. Yo no sé por qué te hice tanto daño. Cuando todo era culpa tuya no había lugar para sentirse mal. Ni sola. Pero te rompía lento y a pedazos. Nos destrozaba. Yo no sé, no sabía, no veía, no daba conmigo.

Sólo sé que yo no era yo, que no estoy llena de excusas. Que me gusta ser alegre y los caminos repletos de curvas. Que no recuerdo muchas de las peores cosas, que todo fue una pesadilla. Que creo que funciona mi terapia. Que hay días malos. Que hay aún prisa. Que tengo miedo. Que te echo de menos en la manera en que me dejo. Que siento ese infierno. Que no fue culpa mía. Que yo te quería... y puede que tú más todavía.

divendres, 10 de maig de 2013

Miedo(s)


No paran tus olas de romper en mis rocas. Y me pierdo la espuma. A veces me pierdo hasta lo bonito de tu azul verdoso. Por eso me quedaré en esta playa. A veces esperando, a veces zambulléndome sin pensarlo. Porque me despistas. Porque sabes cómo hacerlo. Y yo no sé, sólo sé que no sé. Que todo y nada me parece bien o mal alternativamente y que quizá me está conduciendo el miedo. ¿Yo? Sí, yo. Si yo...

Hoy ya es un día diferente. Un poco más en calma, un poco más de sol. Quiero dejar de poner excusas. Quiero saber el por qué. Quiero saber cómo y hacia dónde. Y una vez pensamos que esto era infinito, pero no, y tal vez tampoco. ¿Qué hay infinito? Recuerdo que una vez escribí Costumbrofóbia y me dio miedo.

Sentarse sola es sentirse sola. En silencio. Frente a una hoja en blanco, rozar las teclas y luego presionar muy fuerte. Ladear la cabeza, mirar el fondo, escudriñar esta pared. Entornar los ojos, sonreír. Recuperar sensaciones. Segundos. Atraparlos y expandirlos por un momento. Escribirlos y que me conozcas demasiado bien. Sentirse débil, expuesta. Sentirse, a su vez, relajada. Sentirse. Sentarse. Pararse a pensar. Sentir (sentar) miedo(s).

Miedo a no saber terminar. De escribir. A no decir nada. A la nada. Miedo.



diumenge, 5 de maig de 2013

Rompecabezas

Me siento resolviendo mi propio puzle en la cabeza. Y en las mesas de los bares. Me siento frente a ti y te digo lo que soy. Te miro. O miro la mesa. O remuevo mi café. Mareo la copa de cerveza. Intento buscar las palabras que más suavemente te digan adiós. O intento encontrar la sonrisa que centre tu mirada. O te escucho. Hablamos de todo y nada. Se me viene el mundo encima o te vomito todo mi mundo en una tarde.

La semana de los riesgos que hay que tomar. La de las decisiones. La de ponerse firmes. Afrontar, enfrentar, encarar los días. Hace sol en mi balcón y me siento un tanto inspirada. Inspira. Quédate tranquila. Resuelve, ves podando las ramas de este árbol infinito y quédate sólo con las hojas más verdes. Haz que florezca. Sírvete de ti misma, sigue tu intuición. Respira.

Recuerda que ya es primavera. Siempre habrá alguna lluvia, pero ya quedan pocas piezas.

dimarts, 30 d’abril de 2013

Distancias

Todos sabemos lo lejos que se puede estar de alguien a quien tienes tan cerca. Y lo cerca que puedes sentir a alguien que está tan lejos ... Hoy he venido a hablar de distancias.

A veces las distancias no son las que quisiéramos. A veces ni siquiera las distancias son físicas. A veces lo lejos nos rompe. Una vez imaginé que las distancias del corazón se medían con una goma entre dos dedos, que puedes llegar a estirar mucho mucho ... pero quizá al final se rompa.

E igual que las distancias rompen, a veces también las distancias curan. A veces más vale la pena escapar, o quedarse y dejar marchar, todo por sellar heridas. Heridas que, de otra manera, quedarían abiertas y nos irían sangrando poco a poco. Y escocerían en los peores momentos.

Yo ya he dejado marchar por sellar mi herida. Y ahora tengo que escaparme porque reconozcas tu cuerpo y halles tus heridas. Y las cierres. Créeme que las tienes, créeme que debo escapar. Créeme que será muy lejos. La distancia a aplicar es proporcional a las heridas.

divendres, 26 d’abril de 2013

Tiemblo

Creo que me gusta tu primavera. La que a veces me deja temblando por dentro. No entiendo cómo para ti es fácil, si es que para ti lo es. Todas las primaveras empiezan sonrojando alguna flor y tú, lo sabes, llevas todo este jardín y aún me tiemblan las hojas. No sé qué queda después de esto, y lo bonito es que siempre queda algo. Nunca es el fin.

Me gusta esa tranquilidad tuya, como si siempre fuera verano en tu cabeza. Como si el viento no te temblara un ápice esas manos. Y a mí tu brisa me nubla la cabeza y me alborota el pelo. Cuando llegas, cuando te vas, cuando me miras. Brisa. Te miro y tiemblo. Tiemblo al pensar que empieza tu lluvia a calarme dentro.

Me gusta mucho tu primavera. Demasiado...

diumenge, 21 d’abril de 2013

Punto y seguimos

Hoy no voy a hablar de ti. Punto y seguimos.

Hoy voy a hablar de la primavera, de esta primavera. Porque ya no me quedan inviernos que llorar. Hoy voy a hablar de todo lo bonito y todo lo bueno, de reencontrar viejas cosas, de reencontrarse a sí misma. Voy a hablar de toda esa gente y de todos esos gestos, grandes o pequeños, que ya son historia. Mi historia. De las pequeñas cosas que tanto me chiflan. De sonrisas. De risas. De alegría. Hoy voy a hablar de la luz entre tanta sombra y tan sombría. Hoy no voy a hablarte porque me sabe a vacío. Hoy voy a huir de tu frío.

Hoy es 20 de abril y ya te he perdido.

dimecres, 17 d’abril de 2013

Acuérdate de ti

"Darlo todo está muy bien siempre que no te olvides de ti." Recuerda esta frase, porque puede salvarte la alegría.

Puedes seguir viviendo sin ti, pero perderás la alegría y sólo creerás que eres feliz (y no lo serás). Incluso contaminarás a quienes más quieres y no te darás cuenta... Lo gris. Lo gris te cala en los huesos y, al final, sólo queda lo gris. Si es que no te pones las pilas y desayunas colores cada día ;)

Lo único urgente en esta vida es ser feliz.

dissabte, 13 d’abril de 2013

Manga corta

¿Te puedes enamorar de unos brazos? Va a ser difícil probar tus abrazos, pero tus brazos me hipnotizan. Tienen algún tipo de curva o proporción perfecta, qué sé yo, tienen tus gestos seguros y tu fuerza. Tienen tu piel, que a ratos me parece perfecta para acariciar. Tienes ese atractivo que me intimida y me pone nerviosa, y eso no me gusta. Me gusta. Y no. No quiero caer pero tú me lo haces imposible algunas veces. Y no sé cómo afrontarte porque ni siquiera sé si debería enfrentarme a...

Ya es primavera y tú llevas manga corta. Tenlo seguro: si un día me decides, voy a enamorarme (al menos) de tus (a)brazos.

dijous, 11 d’abril de 2013

Regálame un verano

De todo lo que me arrancaron sólo me quedaron tus abrazos. Entonces parecía suficiente, al menos para no caer hasta el fondo. Luego, cuando fui recuperándolo todo poco a poco, cuando quería y creía volver a ser yo toda... me dejaste sin esos abrazos tuyos.

Juro que volvería atrás. Volvería a darles todo, a darme toda, por volver a tener ese instante de ternura entre tus brazos. Pero no. Porque te hice la persona más infeliz del mundo. ¿Por qué nos hice la persona más infeliz del mundo? Porque no me quedaba nada, tan sólo tus abrazos. Abrazos para poder consolarnos, el uno con el otro, de que ya no éramos nosotros.

Qué difícil es seguir cuando todo se ha roto. Quizá vale la pena romperlo del todo y pisotearnos muy fuerte las entrañas, hasta que ya no quede aire que tragar compulsivamente. Vale la pena si se puede volver a donde todo empieza.

Arriésgate, regálame un verano.

divendres, 5 d’abril de 2013

Desa(r)marte

Era tan fácil desarmarte. Callar tu boca, volcar tu risa, acercar tus manos. Era fácil saberse viva, sentirse entera, vivir el mundo. Teníamos nuestro mundo. Me quedaban tus abrazos.

Era fácil siempre. Hasta que un día, de repente, lo hiciste imposible. Te fuiste lejos. Tus palabras me saben lejos. Me sabes triste y rencoroso. Apenas recuerdo ya tu sonrisa.

Siempre supe cómo desarmarte, pero nunca cómo desamarte... Y no me dejas. A veces siento que ya no me queda(s) nada.

Ese día fue imposible desarmarte y, desde entonces, es y será imposible desamarte.

dimarts, 2 d’abril de 2013

Esta chica alegre escribe melancolía

No creo en la suerte, creo en la actitud. Si quieres ser feliz, sonríe. Si quieres reír, diviértete. Si quieres cambiar, hazlo. Creo en la actitud positiva hacia las cosas, creo en que quien la persigue con esfuerzo, ganas y tiempo al final casi siempre la consigue. Sé que llorando en el sofá nunca se consiguió nada.

Soy así de inocente, soy así de hippie. Creo en las buenas conversaciones y en las personas buenas. Creo en inspirar despacio bajo el sol de un bonito día. Creo en cerrar los ojos y oler, tocar, sentir, escuchar. Creo en canturrear por casa, en el "tonight's gonna be a good night", en bailar como si no hubiera un mañana. Creo en la fuerza de un abrazo. Creo en las olas del mar y en el tacto de la hierba mojada. Creo en los cafés o las cervezas con un buen amigo. Creo en la locura, en lo imprevisto. Creo en lo nuevo y en lo de siempre. Creo en los veranos, en las palabras, en los lugares que te hacen sentir bien. Creo en mantener el equilibrio. No creo en el destino.

Creo en todo eso y a menudo escribo todo lo que no lo es. Escribo melancolía para alejarla de mí, para que se quede aquí encerrada. Perdonadme que lo bueno lo guarde para mí.

dilluns, 25 de març de 2013

Lo cuerdo, lo valiente

Lo cuerdo es tener miedo, lo valiente es superarlo. 

Y aquí estoy, comiéndome de nuevo la vida. Sin alternativa, sí, pero sin complicaciones y con la certeza de saberse suficientemente cuerda, suficientemente loca. Tú no lo sabes, pero aquí estoy. Mezcla de todo. 

Y no sé si es lo cuerdo, pero me gustaría explicártelo. Me encantaría poder compartirlo contigo. Compartirme contigo. Y quizá no sea lo cuerdo y quizá aún me cuidas desde lejos. Lo valiente es vivir tan feliz y tan tranquila con esta historia tan triste. 

Lo valiente es buscarle el lado bueno, derrochar esperanza. Lo loco es tener fe. Lo loco es echarte de menos de tan lejos. 

Sé que este no es el final, es algún comienzo. Puede que no el que yo querría, puede que no el que tú imaginas. Arriesguémonos. Me arriesgo cada vez, siempre, contigo. Desde el primer día que te vi. Aunque tú no lo sepas ... 

Lo cuerdo es tener miedo. Y sí, tengo miedo de muchas cosas y sobre todo de perderte, después de todo. Pero no hubiera llegado hasta aquí sin miedo. Ni sin dejarlo siempre a un lado. Lo valiente ... es esta sonrisa. Aunque a veces también sea llanto.


Boomerang

Si vuelves, no volveré a lanzarte tan lejos.

Sólo habrás volado libre unos minutos
por el cielo azul
de este invierno.

Volarán a tu alrededor mis recuerdos
amargos y caerán
por su propio peso.

Si vuelves, no volveré a lanzarte tan lejos.

Amanecerá limpia la esencia
de mantener y cuidar
intactos tus rincones.

Si vuelves, si acaso volvieras...

Volverás
y no tardarás tanto en frenar tu inercia.

Besarán los gritos, versarán mis manos,
rimarán los tiempos, vibraremos llenos
de emociones.

No volveré jamás a lanzarte tan lejos...
ya aprendí a dejarte volar
a borbotones.

divendres, 22 de març de 2013

A ti, seas quien seas

A ti, seas quien seas, te pido:

- un saco de risas
- una pizca de rebeldía
- una tonelada de besos inesperados
- infinitas miradas que se claven y despierten una sonrisa
- un poco de locura
- un poco de cordura
- un toque de enredo del bueno, del que no hace daño
- un puñado de tonterías que me hagan levantar la ceja izquierda
- un par de manos amigas e indiscretas
- abrazos reparadores
- muchas ganas
- una extraña ilusión

Si acaso se te ocurre traerte el amor, no me avises. Prefiero encontrárnoslo poco a poco.

dijous, 21 de març de 2013

Melancolía

Todo está en calma: mi pelo, mi risa, mis manos, mi respiración pausada. El silencio envuelve esta noche como todas las noches, y ya no estás. No vuelves. A veces acaricio lentamente tu hueco vacío en mi colchón con la mano que dejabas caer sobre tu pecho e inspiro lentamente. Casi me parece oler tu cuerpo. Aún está caliente.

Recordarte ahora es casi sonreír. Sonreír brevemente es mucho mejor que llorar. Se me antoja recordarte en los mejores momentos y los recuerdo en cualquier parte, porque todo eres tú. Hemos vivido tanto en tan poco... Nos quedaba mucho aún todavía. Quería verte aquí. Ojalá sea cierto lo que me dice mi cabeza y nos quede toda la vida para volver a querernos. Para volver. Para que vuelvas. Para querernos es la parte más fácil.

Lo que me queda es una pequeña melancolía diluída en una tímida locura. Te echo de menos siempre a cuentagotas porque no me dejo más. No puedo más. Vivo un mundo de sensaciones paralelas, vivo más la que me hace bien. Escojo quererte infinitamente. Escojo vivir. Escojo combinar lo incompatible en un acto de rebeldía. Siempre fui rebelde. Siempre fui a mi manera. Melancolía se escribe a mi manera, siempre besando al viento por si alguna vez te llega. Por si alguna vez me esperas en la puerta.

diumenge, 10 de març de 2013

Recuerdos lejanos

Bailar contigo en las carpas de verano y volver a casa cogidos de la mano. Hacer fotos a la espuma que dejan las olas al romper en la playa. Sentarme a tu lado. Reír. Ver amanecer en la Barceloneta. Los nervios y la timidez de tenerte a pocos centímetros. Tu camisa, tus tejanos. Que me quitaras la ropa. Comer a las siete de la tarde. Coger el metro pensando "me ha besado" y que tú pensaras que te había besado yo. Tu olor. Que te dijera "me gustas". Que lo escribiera. Que me arriesgara. El "¿y ahora qué?". El "¿somos novios?". El volver a tener quince años. El paso lento del tiempo a tu lado. El barrio de Gracia de Barcelona.

Todo eso y mucho más, recuerdos que ahora nos quedan muy lejanos...

divendres, 8 de març de 2013

Engáñame tú también

A veces me da igual, sólo quería que me engañaras. Ya sé que no todo era así de bonito, como en mi cabeza, y puede que jamás lo sea. Pero engáñame. Engáñame como todos los otros que llegaron antes y que también me engañaron, pero me hicieron feliz un ratito.

Engáñame porque casi que te lo pido. Engáñame porque es así como hoy puedo salir de esta montaña rusa en la que sí, ya sé que entraré de nuevo mañana. Hazme creer que puedo olvidar sus manos con tus manos, su piel con tu piel, su sonrisa con tu sonrisa ... Sus palabras, que hoy me duelen, con las tuyas, que hoy me curan.

Engáñame porque esta chica sabe que le engañas pero no quiere ni saberlo. Porque es así como lo dicta esta tristeza. Ya sé que no es lógico, ya sé que estoy loca. Bésame. Haz lo que tengas que hacer, pero engáñame tú también y no me digas nada.

dimecres, 6 de març de 2013

Pertenencias

Con el agua caliente, por el desagüe de la ducha, se fueron las relaciones que nos unían. Se fueron aclarando. Cuando bajé las escaleras ya no había pertenencias. Bajaba a escuchar de tu boca lo que ya me había dicho el agua. Bajaba a rendirme. Por eso no quise ese primer beso, porque ya no me pertenecía. Ya no era tuyo ni mío, ya no era de nadie.

Y como no había pertenencias ni ataduras ni relaciones restrictivas, éramos libres. Pero tú no lo sabías. Aún estabas atado a tus palabras, a los recuerdos. No había pertenencias, pero había futuro. No había presente ni pasado, pero éramos libres de no ligarnos a un futuro fruto de la inercia. Éramos libres incluso de construir un futuro de nuevas relaciones. Pero tú aún no lo sabías.

Lo que duele no es el presente, ni el pasado, ni que ya no te pertenezca ni tú me pertenezcas. Lo que duele es el futuro incierto, el que no quieres construir y el que se parece cada vez más a un pasado o a un vacío. Aún no sabes que ya somos libres, pese a todo. Aún no sabes usar las nuevas relaciones que podríamos regalarnos. Aún no quieres mirarme a los ojos.

Lo has ganado todo, aunque te sientas perdido. Y yo, que te he perdido todo, no estoy rendida. Y aún así, no entiendo por qué no nos sentimos libres. No sé por dónde empezar a escribir este futuro. No sé qué nombre ponerle porque quizá ni exista, porque quizá tampoco me pertenezca...

dilluns, 4 de març de 2013

No es poder, es querer

Es difícil vivir sin ti con todo lo que me has cuidado siempre. Es terriblemente difícil vivir sin tus abrazos. Difícil vivir sin los besos en la cabeza, sin la cabeza en tu pecho.

Cada día es algo diferente lo que echo de menos de ti. Se me va el mundo intentando no recordarte. Se me va el mundo recordándote. Y aún siguen ahí todas las cosas inocentes que una vez fueron tuyas o nuestras... Me miran y yo les miro, a veces las uso, a veces las ignoro. Están ya cogiendo polvo.

Los domingos se me acaban siempre llenos de tristeza. A veces no los aguanto, a veces no me aguanto a mí misma. No puedo abrazar ninguna almohada porque son tuyas y tienen tu olor y tú ya no me perteneces. Las cosas que siguen aquí se dejan aún querer, pero tú ya no. Tú ya no quieres siquiera dejarte enredar. Tú ya no quieres que te quiera.

No es que no podamos querernos, es que tú ya no quieres que nos queramos. Y como te has empeñado en no querernos, no nos queremos y punto. El amor es una tiranía. Ojalá pudiera presentar mis alegaciones, enmendar las decisiones que objetivamente no fueron buenas, querellarme contra el mundo. No fue culpa tuya ni mía. No fue nunca el final deseado y por eso no nos lo merecemos. Pero el amor no es justo, es simplemente así. Y punto.

No es poder, es querer. El amor es querer cambiar las cosas a cualquier precio. ¿De veras ya no te vale nada la pena?

dijous, 28 de febrer de 2013

Pasan los días

Pasan los días. Diferentes, distraídos, alocados. Todavía no he movido uno sólo de tus recuerdos, tan sólo los ignoro. Aunque es difícil. Ahí están todas las cosas que dejaste atrás, y seguirán estando, y no pienso borrarlas sino convivir con ellas. Como convives con el tiempo, aunque te susurre a menudo ese tic-tac contrarreloj y te marque el calendario a fuego. No me quedan cajas de cartón donde apartarte de la memoria, ni sótano frío donde olvidar las palabras, ni sitio en la habitación de la entrada para más besos viejos. Y no quiero hacerlo.
No aún, al menos. Seguramente soy esa loca que pretende esperar a que algo vuelva, a que todo siga igual y en su sitio y a olvidar el vacío temporal. O quizá es porque aún te quiero. Cada cinco minutos tengo una idea nueva en la cabeza, pero la mayoría del tiempo solamente vivo. Muchas veces me divierto, sonrío, río y digo tonterías, admiro Barcelona, sueño, pienso, creo. Muchas veces soy yo y sí, a veces estoy triste. Pero me alegra ver que muchas veces soy yo y que aún me recuerdo ser feliz. Busco ser feliz. Ansío serlo contigo y me mata la impaciencia. Por eso, por ahora, nos mantendremos al margen. Aunque escriba tu nombre en cada margen de la libreta.

dilluns, 25 de febrer de 2013

Una chica rota

Cualquier cosa nueva es mejor que una chica rota. Una chica rota es triste y aburrida. Es gris como gris son sus ojos, sus nubes, sus labios siempre excusándose, siempre gritándote. Cualquier cosa nueva es mejor que un viejo amor hecho pedazos y todas las cosas nuevas son infinitamente mejor que una pequeña esperanza que vive de lejanos recuerdos.

Despertar

Despertar es darse cuenta de lo bien que te han ordenado los pensamientos mientras dormías. Es como abrir la luz, encender la lámpara de la mesita de noche y ver una gran pizarra. Ver todos tus esquemas de la vida. Tu nombre escrito muchas veces con miles de palabras satélite. Espérame, aclárate, piénsalo, ven, corre, por qué, no importa, vuelve, calma, prisa, dolor, amor, siénteme. Y las sábanas revueltas.
Despertar y morir a veces podrían ser sinónimos. Especialmente cuando busco tu calor y me encuentro un frío extraño. Cuando recuerdas, cuando te das cuenta de mil pequeñas cosas, cuando no sabes. Y te reprimes y vuelves a guardar toda esa tiza en saco roto. Pones los dos pies en el suelo y, finalmente, despiertas. Por tan sólo un día más.

dimarts, 5 de febrer de 2013

Eras todo lo que echo de menos


Tu pelo, tus manos, tu perilla, tu sonrisa, tus brazos, tus ojos, tus abrazos. Tu gesto de pensar. Tu risa, cuando se te veía un diente. Tus besos. Tus labios. Tu gesto nervioso, tocándote la frente, la cabeza. Poder calmarte con palabras suaves. Los besos en la mejilla. El poder reposar mi cabeza en tu pecho. Poder desahogarme. Poder indignarme, que me escucharas siempre. Tu dedo pulgar. Tu voz...

Eras el poder cogerte de la mano, como una niña pequeña que así se siente segura. Eras tozudo primero, pero reflexivo y cariñoso después. Eras muy cariñoso. Eras caminar despacio o reírnos muy fuerte, o saltar y bailar como locos, o la tranquilidad de estar contigo en la cama sin hacer nada, explicándote mis pensamientos. Eras mis pensamientos. Eras la primera persona a quien quería ver, oír, hablar, contarle las cosas. Eras mi preferido.

Eras poder sentirme bien contigo y conmigo misma. Eras mi razón cuando yo no lo era. Eras también mi locura. Eras mi ritmo, mi tiempo pausado, mi manera de seguir cuerda. Eras quien me mantenía ordenada y racional cuando todo se desmoronaba a mi alrededor. Eras a veces también mi tormenta, que siempre escampaba. Eras despertar y eras dormir y soñar. Eras mi calma. Eras mi equilibrio.


dissabte, 2 de febrer de 2013

Catorce vidas son dos gatos - Fito

Cuánto se gritó diciendo nada,
no pudimos ver con tanta luz,
yo buscaba el cielo en tu mirada
y nunca sabré lo que encontraste tú.

Que te traigan flores las mañanas,
que no pases noches sin dormir,
que el sueño se pose en tus pestañas,
que uno de esos sueños me sueñe a mí.

Detrás del viento, un huracán
se fue formando en la cabeza.
Cuando te cansas de sufrir, siempre me dejas.

Mi corazón es de cristal,
no guarda nada que no veas,
sólo un pequeño resplandor de nuestra hoguera.

Mi canción, que nace del fracaso,
es sólo una piel sobre la piel,
algo que se besa y sabe amargo,
es mi boca seca y nada que beber.

Oh, pobre corazón que no sabe qué decir,
si te vas por lo que soy o por lo que nunca fui.

Hay caminos que hay que andar descalzo,
ya no te preocupes mas por mí.
Siempre me entra arena en los zapatos,
esta vez me quedo aquí.

Si te cabe el cielo en un abrazo
siempre habrá una estrella para ti.
Si catorce vidas son dos gatos,
aún queda mucho por vivir.

dijous, 24 de gener de 2013

Lejos es muy lejos para mí

No es que me emocione otro amanecer,
es que es el primero en que me vienes a ver,
es que yo ya no quiero verlo sola otra vez,
es que sola no tiene gracia ni placer.

Cuando tus ojos se fijan en mí
vivo mil aventuras sin salir de aquí
y te miro no puedo parar de reír
porque sé que tú ves lo mismo que yo vi.
Pídeme lo que quieras y diré que sí,
pide una tontería pero nunca...

No me faltes nunca,
yo tengo derecho a ser feliz.
No te vayas lejos,
lejos es muy lejos para mí.

¿Dónde vas?
¿Volverás?
Dime que me llevarás...
Quiéreme,
bésame,
déjame tu huella al amanecer.

Y es que si estás cerca me siento mejor,
desde que te conozco soy mucho mejor.
Sé que puedo amarte todavía mejor,
quiero que me ayudes en la investigación.
Si me caigo al suelo ya no siento el dolor,
si te beso y bebo no distingo el sabor.

No me faltes nunca,
yo tengo derecho a ser feliz.
No te vayas lejos,
lejos es muy lejos para mí.

¿Dónde vas?
¿Volverás?
Dime que me llevarás...
Quiéreme,
bésame,
déjame tu huella al amanecer.

Cuando tus ojos se fijan en mí
vivo mil aventuras sin salir de aquí
y te miro no puedo parar de reír
porque sé que tú ves lo mismo que yo vi.
Pídeme lo que quieras y diré que sí,
pide una tontería pero nunca...

No me faltes nunca,
yo tengo derecho a ser feliz.
No te vayas lejos,
lejos es muy lejos para mí.

¿Dónde vas?
¿Volverás?
Dime que me llevarás...
Quiéreme,
bésame,
déjame tu huella al amanecer.



dilluns, 21 de gener de 2013

Can't take my eyes of you

And so it is 
just like you said it would be 
life goes easy on me 
... most of the time. 

 And so it is ... 
the shorter story, 
no love, no glory, 
no hero in her sky. 

 I can't take my eyes of you ...