dilluns, 28 de desembre de 2009

Sombra de ti

" esta canción nació a las cuatro de la mañana en un estudio de grabación, con la luz apagada y el corazón roto "



Voy a dejar que mi guitarra diga todo lo que yo no sé decir por mí
o quizás deba esperar a que el insulto del reloj acabe de planear mi fin.

Duelen tanto las sonrisas, cuesta un mundo respirar...
es que no tenerte aquí ya me hace mal.

Me sigue rodeando la sombra de ti
y siguen rodando por ahí
todas las palabras que dijimos
y los besos que nos dimos,
como siempre hoy estoy pensando en ti.

Debes saber que hay pedazos de tu boca sin querer regados por aquí
y que tropiezo cada día sin pensar con un viejo recuerdo más
y alguna nueva historia gris.

Si no puedo estar contigo ya no puedo estar sin ti...
cada vez se hace más duro ser feliz.

Me sigue rodeando la sombra de ti
y siguen rodando por ahí
todas las palabras que dijimos
y los besos que nos dimos,
como siempre hoy estoy pensando en ti.

dijous, 10 de desembre de 2009

Acariciando un mundo


Sé que no hay tú, aunque tú lo seas todo. Aunque en el esfuerzo de saberte intente tenerte todo entre mis brazos. Hasta el tiempo se ha apartado, o se ha acelerado demasiado, no sé. No sé si quiera qué forma tiene ese punto que me ha atrapado y me tiene toda pendiente y cuesta arriba, a tientas y a oscuras. Toda yo, ahí, sin más, sin forma, sin ser ni estar ni parecer nada. Pereciendo. Pienso que ya no soy copulativa, y me río de mí misma y de todas las casualidades que no existen y las paradojas que nos inventamos. Porque el destino es un futuro muy cambiable. Si cerramos los ojos es para dejar de ser y sólo sentir un rato. Un espacio muy grande, demasiado pequeño, casi efímero. Es como ser sólo una fugacidad llamada pensamiento, pero con el sentir y no con el pensar. Sintiendo sin sentidos. En fin, es como quemarse con hielo. Sólo que, al final, te sientes nadando en una extraña tranquilidad que te envuelve y te susurra. Huele a algo así como a albahaca. A una espalda mojada que se dibuja a medida que siente tu mano. Empiezas a oir luces, a tocar sonrisas. Cada vez más cerca de tus labios, de sus labios. Todo se aleja. Se desconcentra el universo, se retira como una ola que deja sólo su espuma y su sal y te deja medio vacía y medio llena. Con esa sensación traspasando cada poro y entrándote o saliendo de ti, o de mí (es un poco gallega). Y te deja respirando despacio, aspirando los restos de todo y de nada de la habitación. Anclada a ese silencio, con los ojos diciendo. Des-sintiendo. Acariciando un mundo.

dijous, 3 de desembre de 2009

Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet


Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

PD. ¡¡ Por una Red libre !!

dimarts, 17 de novembre de 2009

Cerca de tu boca


El verbo se rompe después de cada tiempo. Te señala con esa sonoridad final, te sorprende con la boca bien abierta. Pauso la respiración porque poco a poco me vuelvo más imperfecta. Soy ecléctica, aunque tú me veas siempre al otro extremo de ti. De lado todo se vuelca: mi boca en ti, tu mano en mi mano, todo el cariño que nos queda y que, por suerte, sigue fluyendo. Se equilibra. Al final y al principio, todo se reduce a eso. Un grito, una mirada, un suspiro,… incluso esa lágrima: siempre el cariño. Incluso en este tiempo y en este verbo. Que el frío no impida tu límpida sonrisa. Ni el día nublado enarbole tus músculos, enarque tus cejas, temple tu pulso. Tu siempre debes ser abierto y reflejante, como el mar al cielo. Sé que habrá un día en que pueda contarte las caricias una a una y los lunares tres a tres. Quizá entonces no terminen las noches y tengamos que desayunarnos los buenos días con cereales y miel. Pero será cerca de tu boca (preciosa, profunda, disparada y disparatada). Cerca de tu boca todo parece más profundo. Y también más lejano.

divendres, 6 de novembre de 2009

Encuentros


Sigue siendo primavera cada vez que puedo respirar al lado de tu cuello. Con ese aliento pausado marcando un tiempo ralentizado, retando todos los sonidos. El silencio de la ternura que a veces susurra y me pone la carne de gallina… Ya sabes, ese sentir tan profundo. Recuerdo bien ese centímetro que marcó nuestras dudas y labró mi tierra. Tenía que morirme antes de sentir la esencia o la boca se dispararía hacia un lugar oscuro, como cuando te atreves a decir te quiero antes de tiempo. Siempre es pronto para tocar tu cuerpo. Pero descubrí que tú también besabas con carne trémula. Descubrí que podía respirar la ternura a tu lado, mucho antes de adentrarme en mi mirada, en tu mirada. Descubrí todo de nuevo, porque quise reinventar el tiempo, el cielo, la risa, los besos. Me sentía flotar sin ser consciente de mi lento ascenso, pese a mi caída. Pese a mis miedos. Una vez me pediste un beso. Todas las veces te doy yo toda mí misma, aunque luego me eche en falta. La misma falta que tú me haces. La que tú me hacías.

dissabte, 10 d’octubre de 2009

Intentando descubrir un nuevo amanecer...


El amor empieza a terminar cuando tienes la sensación de estar robando algo. Cuando te sientes un ladrón entre las sábanas, entre tu cama y la suya. Cuando se empieza a decir “esto es mío” o “esto es tuyo” o empieza la voluntad a tornarse obligación en medio del tedio. La mayoría de los hombres tienden a pensar que soy algo especial. Que soy alguien diferente. Tal vez se enamoran de algo que no existe. Intentan besarme siempre en un amanecer diferente, intentan inventar su propio espacio, su propio tiempo, su propio término “amor”. Al principio todo es como el mar en el horizonte y se ve lejos y cerca dependiendo del vaivén de las olas, entretiene las verdaderas razones, el verdadero yo. Luego, cuando se dan cuenta que sólo soy una chica que llora algunas veces, es demasiado tarde. No sé en qué momento ocurre eso, ni sé en qué momento ni durante cuánto tiempo tienden a engañarse. A engañarme. A engañarnos, al fin y al cabo. Sólo sé que una vez fue él y otra vez fui yo, y que al final una vez fue una inmensa tristeza. Y la otra también. Porque nunca fue fácil terminar deshaciendo la fantasía, desligando todos los hilos y todos los nudos, desandando todo lo que un día quisimos construir. Porque cuando se dan cuenta de ello yo sí les he reservado un hueco en mi propia palabra “especial”.


Con qué cordura encauzo los desastres...
Con qué locura disfrazo más verdades...


¡Que me muero por tenerte aquí conmigo!





Fría como una estatua de sal en un mausoleo de cristal,
seca hasta los huesos por llorar
y muerta como puede estar Tiberio en su guacal.

Toda en ruinas como el Partenón,
sola como terminó Colón,
pálida como una mona lisa,
amargada como un limón,
arrugada como acordeón.

Como la esfinge cuando perdió su nariz,
como Alejandro Magno sin su espada y sin su dardo,
como un pobre cristiano en pleno imperio romano.

Busco algo que pueda contestar
porque estoy cansada de pensar
como es que transcurren los segundos
y yo sobrevivo a este diluvio universal.

Sin más esfuerzo la explicación aparece en un viejo cajón
y en menos de una sola fracción vuelve a vivir
y se viste de verde el corazón.

Como la esfinge cuando perdió su nariz,
como Alejandro Magno sin su espada y sin su dardo,
como un pobre cristiano en pleno imperio romano.

¡vuelve!

Que mi vida se desliza por un caño,
que mis pies de estar parados tienen callos,
ya no sé cómo decirte que te extraño
y ya en estas he pasado más de un año.

¡vuelve!

Que mi barca se esta hundiendo en el lodo,
que de angustia me he mordido hasta los codos,
que mi mundo esta vacío y aburrido,
¡que me muero por tenerte aquí conmigo!

divendres, 9 d’octubre de 2009


Lo imaginé: un día taparme con la misma sábana que tú y en un bostezo decirte “cariño, mañana me gustaría hacer el amor contigo”. Qué triste sería tenerte tan demasiadamente cerca y sólo rozarte en un descuido. Y me pregunté si alguna vez quizá podría llegar a invertirse el universo, o si quizá la mayoría por una sola vez podía estar equivocada, o incluso si a lo mejor el amor verdaderamente duraba para siempre. Se me ocurrió dejar de reírme al imaginar una cocina sucia, una habitación revuelta, la ropa sin tender, los niños gritando por la casa, el ordenador siempre encendido. Vislumbré las facturas, los días del calendario marcados en rojo, el viaje a París, los consejos del médico, la mujer malcarada del tercero, la repetitiva ruta del autobús. Imaginé tus ojos, cada vez más pequeños, e imaginé el tiempo igualmente menguando. Se me cayó el alma al suelo, como se le cae a mi madre cada vez que cree tener una decepción, y terminé mi fantasía en un punto y aparte rotundo. Rotundo como el no que marca cada mujer en su cabeza cuando decide ser valiente. Como el que le ha dado la vida a tantas otras mujeres que se resignaron, al final, a agachar la cabeza y amar un recuerdo, acariciar una vida, llevarlo todo a cuestas.

dimecres, 26 d’agost de 2009

Incluso en verano


Te echo de menos más allá del hoy, más allá del lejos. Me doy cuenta del abismo, casi inapreciable, que se abre con el tiempo. Al principio todo es perfecto. Al principio… Pero todo se desvanece cuando la vida nos empieza a apremiar con sus prisas de metrópolis desgatada por el humo y gris. Sé que te sientes lejos de muchas cosas, a veces. No puedo yo remediarlo. No puedo no dejar que de vez en cuando corras y de vez en cuando vuelvas. No puedo retenerte. Como diría alguien que sé yo, tan sólo puedo amarte. Y sí, quizá lo hago sólo porque no me es obligado sino inherente a mí misma. Quizá yo también corro a veces, sólo que a contracorriente de la gran mayoría. Quizá sólo mis ojos ven otras cosas que van despacio y que se saborean, a veces, en tu piel. ¿Por qué de repente no me es suficiente? Porque miro por la ventana todo un verano y me hundo en el tedio, que creo que no eres tú, y añoro cosas que una vez sé que tuve y ahora se vuelven diminutas, ocasionales. Porque te veo como aquella amplia salida azul que promete la vida que no es, que se pierde en el horizonte con colores que nadie ha imaginado. Porque tus ojos siempre me dicen que sí y mi ilusión vuelve, como vuelven de vez en cuando las tormentas a nublar mi cabeza cansada de pensarte. Entonces lloro, en silencio, a escondidas, sin hablarte de mí ni de ti por el miedo a quebrar lo bonito de ésa existencia efímera pero constante. La lluvia siempre empaña los cristales, incluso en verano, y ensucia todo este paisaje.

Nada


Me marchaba ahora sin haber conocido nada de lo que confusamente esperaba: la vida en su plenitud, la alegría, el interés profundo, el amor. De la casa de la calle Aribau no me llevaba nada. Al menos, así creía yo entonces.

Carmen Laforet - Nada

Restos de un verano tedioso que quedan atrás y que nos parecen livianos, porque son nada. Al menos cuando echamos la mirada atrás y descubrimos las miles de notorias diferencias entre lo ilusamente soñado y lo tenido. De un verano que podía ser... y fue sólo verano.
Aunque, si lo piensas bien, quizá un verano ya sea mucho...

dimecres, 12 d’agost de 2009

Negro sobre blanco


El verano pasa lento y pausado, hasta que termine de repente. Me enfrento a tu hoja de papel en blanco, la que dices que quizá me saque de otro blanco: el de las sábanas. Quizás el de mi vida. Subrayo con resignación mi desesperanza tímida entre palabras que apenas me cuestan de escribir. Te miro en la lejanía. Tú, que siempre tienes esa fuerza... Pero no todo es lo que parece, aunque parece que nadie se de cuenta. Tú, que siempre sonríes, que siempre te adelantas, te sumas, te forjas, no te atas. Quién sabe, tal vez tenga yo también mi lado oscuro, ese que aparece a veces y me oculta tras la ventana. Te miro en la lejanía. No deja de brillar nunca esa luna...

divendres, 24 de juliol de 2009

Del silencio a la carícia


Del silencio a la carícia hay mil lágrimas reprimidas y un reproche: el de no saber haber sido. Pero no te lo digo así, y te empujo al volver a encallarnos en esas tonterías que uno hace cuando no se dice pero se piensa demasiado. Al darle vueltas a la cabeza para decidir obviar la mano no extendida. Me quedo sola entre mis brazos. Entre mis abrazos. Siempre tan cabezota... Tú y yo, que volvemos la esquina con la mirada perdida. Nunca tanto tiempo se había hecho tanto. Tanto llanto. Y cuando ocurre se me moja la mirada y te aparto la cara, te echo de menos tan cerca. Tan lejos. Tan nada. Tan silencio...

Pero la carícia vuelve siempre a su sitio. Nunca la había visto tan ordenada.

divendres, 10 de juliol de 2009

Demasiado perder


Yo sólo quería que sólo el último día fuera decadencia y sólo el último fuera olvidable. Yo sólo quería recoger nuestro tiempo y entregártelo en un verso limpio de reproches. Amarrar la sangre, antes de partir la esencia. Reprimir las palabras que te agujerean la piel por ser sonido y no silencio.
Ya temblé toda entera durante días para no derrumbar tu arena, para no echar por tierra lo vivido. Lo soñado. Quizá fue demasiado pedir, demasiado pretender, demasiada utopía... demasiado perder.

dijous, 9 de juliol de 2009

A veces bailo sola


Quiero dejar salir mi voz y que diga lo que tenga que decir,
quiero gritar que también yo sé curarme las heridas de vivir.

Y sigo cuidando de viejos recuerdos... no puedo esperar, nunca pasa nada.
Fantasmas que marcaron algunos momentos y ahora no sé si tienen alma.

Pero yo sé curarme las heridas, aprendí a andar en un suelo cubierto de canicas.
Y de pie seguiré sobre mi vida, aprendí a andar un camino de arenas movedizas.

A lo lejos sólo estoy yo, y que digan lo que tengan que decir.
Siempre lo fui y entiendo hoy que mis medios y mi fin es lo que soy.

Enciendo cerillas que alumbran mis pasos... ¿más luz para qué? siempre voy a ciegas.
Camino con cuidado entre nudos y lazos cansada de andar desatando.

Pero yo sé curarme las heridas, aprendí a andar en un suelo cubierto de canicas.
Y de pie seguiré sobre mi vida, aprendí a andar un camino de arenas movedizas.


dimarts, 30 de juny de 2009

Cualquier día es fin de semana...


Cerebros perdidos buscan cabezas vacías,
letras callejeras buscan canciones normales,
versos con sentidos como se cruzan dos vías,
frases zalameras que parecen especiales.

Esta frase célebre busca una boca muda,
ciegos que se ponen buscan casa con ventana,
muñecos de pesebre, borrachos como cubas,
princesas que siempre se reconvierten en rana.

Qué mal repartido está el mundo desde el primer mes de enero
porque este juego dura un segundo y gana el que marca primero.
No queremos cambiar de rumbo con los pies en el subsuelo
y si la cosa se tuerce, pues nos cogemos y nos vamos pal pueblo.

Y si nos quedamos con las ganas
pónme el sello en la mano que vuelvo mañana,
vuelvo mañana temprano.
Que cualquier día es fin de semana
igual que en las vacaciones de verano,
yo con pantalón de pana con este solano.

Mentes cautas para mentecanos supinos
que siguen la pauta como buenos vecinos,
palabras que se traban bajo efecto del vino,
frases mal juradas que marcan tu destino.

Mi vecino farlopero tiene un padre madero,
no se quiere dar cuenta que siempre le falta el dinero,
que casi siempre le toma el pelo.

Qué mal repartido está el mundo desde el primer mes de enero
porque este juego dura un segundo y gana el que marca primero.
No queremos cambiar de rumbo con los pies en el subsuelo
y si la cosa se tuerce, pues nos cogemos y nos vamos pal pueblo.

Y si nos quedamos con las ganas
pónme el sello en la mano que vuelvo mañana,
vuelvo mañana temprano.
Que cualquier día es fin de semana
igual que en las vacaciones de verano,
yo con pantalón de pana con este solano.

Tiempo.
Tiempo, lo que nos falta es el tiempo.
Yo te lo cuento con argumento.
El tiempo es lo que nos falta,
lo que no sobra nunca siempre es el tiempo.

Tiempo, lo que nos falta es el tiempo.
Yo te lo cuento sin juramentos.
El tiempo es lo que nos falta,
lo que no sobra nunca siempre es el tiempo...
Siempre es el tiempo...

Vacaciones - eSTOPa


dijous, 18 de juny de 2009

Cierra la ventana


Déjame que te cuente lo que me evoca tu boca cuando me besas profundo, cuando confundo el espacio y el tiempo. Que me gusta escalar tu cuerpo, remontar tu mirada. Reponerme del ayer y sembrar las cicatrices del mañana. Recordar tu ropa en el suelo. Déjame que rompa el silencio cerca de tu oído. Que no caiga en tu olvido. Que anhele tus labios perfectos, tu amplio sentido del perfecto, tu cerca mío. Déjame besar cada punto y seguido al ritmo de una canción de los noveinta. Apagar los amaneceres de un suspiro, encender la madrugada con sigilo y bajo las sábanas. Calmar tu temple, pausar tu grito, sentir el hecatombe que deja atrás tu presencia, tu esencia de amalgama. Dormir en tu cama. Abrazar todas las cosas que son y no son contigo, guardarte bajo el abrigo, sentir mi frío en tu lejos. Mi lejos en tu frío. Fruncir el entrecejo cuando te me pierdes, cuando eres herido. Rozar tus mejillas, tu frente, tu piel que no termina. Déjame asegurarme que esta noche será todas las noches que no he vivido y que he sentido contigo, en un segundo. En un punto del camino.
Y cierra la ventana...

dijous, 4 de juny de 2009

Después de todo...


Uno no puede escapar de lo que es, por mucho que quiera. Por mucho que le empujen, que se espabile, que se deje llevar... Uno es lo que es, y no lo que quiere ser. Uno es lo que puede. Aunque a veces querer sea poder, poder no es querer siempre. Y si no se quiere, no se es.

Los artistas somos complicados por naturaleza. Desde el decir hasta el sentir. A veces nos da por imaginar, por soñar demasiado, a veces por revelarnos contra el mundo, por querer cambiarlo, a veces tan sólo somos, por ser algo. Por vivir, a veces se nos pasa el tiempo, y a veces se nos pasa todo... pero también muchas veces no se nos pasa nada, nos subimos al tren y lo convertimos en una montaña rusa. Todo depende del tiempo, o del viento. Todo depende de esa inspiración que nos motiva, de ese bienestar que nos invade a veces cuando la vida nos sonríe, cuando el día nos brinda una oportunidad. No creo que pueda llamarse al buen tiempo, simplemente nos llega y, cuando llega, no dudes que sabemos aprovecharlo.

El verano, sin duda, es la mejor época del año. Al menos para salir a buscar, para encontrar la luz, para escuchar las olas romper en la arena. En tu arena. Ojalá esta vez sepa verlo, sepa volver a inspirar poco a poco, sepa volver a desear las cosas como tantas veces te he deseado. Ojalá vuelva a acordarme de los sueños al despertar, después de todo...

dilluns, 18 de maig de 2009

Un silencio por Mario


No malgastes un minuto, disfruta algún poema suyo...


Mi táctica es mirarte,
aprender cómo sos,
quererte como sos.

Mi táctica es hablarte y escucharte,
construir con palabras
un puente indestructible.

Mi táctica es quedarme en tu recuerdo,
no sé cómo ni sé con qué pretexto
pero quedarme en vos.

Mi táctica es ser franco
y saber que sos franca,
y que no nos vendamos simulacros
para que entre los dos
no haya telón ni abismos.

Mi estrategia es, en cambio,
más profunda y más simple.

Mi estrategia es que un día cualquiera,
no sé cómo ni sé con qué pretexto,
por fin me necesites.


Mario Benedetti

dimecres, 6 de maig de 2009

Tienes que saber... que a veces soy frío


Tienes que saber que a veces no soy primavera, aunque creyeras que era un verano tímido sin fin. Que mi luz puede ser tiniebla. Que puedo herir con el filo de mis palabras y mis silencios.
Tienes que saber que a veces soy un huracán y a veces un torbellino autodestructivo. Que no tengo medida. Que soy capaz de llorar demasiado, pero siempre sola. Que muchas veces necesito mucho tiempo.
Tienes que saber que a veces soy tímida, vergonzosa, cobarde, tremendamente frágil. Que me cuesta remontar. Que tampoco me gusta que me remonten. Que no soy capaz de gritar, aunque a veces espere que me escuchen.
Tienes que saber que a veces me siento perdida. Que a veces tengo miedo. Que no soy nada si me siento insegura. Que me muero por mil cosas que muchas veces se me escapan por no saber cómo alcanzarlas.
Tienes que saber que alguna vez he creído languidecer y alguna vez he creído vivir de nuevo.
Tienes que saber que, pese a todo, soy lo que ves empequeñecer tantas veces entre tus brazos.

dimarts, 5 de maig de 2009

Strange as angels


"Show me how you do that trick,
the one that makes me scream" he said,
"the one that makes me laugh" he said
and threw his arms around my neck.

Show me how you do it
and I promise you...
I promise that
I'll run away with you.

Spinning on that dizzy edge
I kissed his face and kissed his head
and dreamed of all the different ways
I had to make him glow.

“Why are you so far away?” he said,
“Why won't you ever know that
I'm in love with you...
that I'm in love with you.”

You, soft and only.
You, lost and lonely.
You, strange as angels.
Dancing in the deepest oceans,
twisting in the water,
you're just like a dream.

Daylight licked me into shape
I must have been asleep for days
and moving lips to breathe his name
I opened up my eyes.

And found myself alone, alone...
alone above a raging sea
that stole the only boy I loved
and drowned him deep inside of me.

You, soft and only.
You, lost and lonely.
You, just like heaven.




dilluns, 4 de maig de 2009

Des-esperar


Te pasas la vida esperando que pase algo y lo único que pasa es la vida.

divendres, 1 de maig de 2009

Descongelando la nevera


Y sé que me quedaría, al menos, a ver el invierno pasar... pasar muy lejos de esta primavera que sólo está desierta sin ti, amor.


El verano vuelve a atropellar la primavera. Has cumplido tu cometido sin saberlo. Sin embargo, aún quiero tocar tus párpados cerrados, besar tu duda, mirarte desde abajo para verme pequeñita, esconder mi cabeza en tu pecho. Ya sabes... todas esas cosas dulces que tantas veces he ido repitiendo.

Comienzo a recuperarme del frío, a descongelarme yo entera, a derretirse mi primera capa de hielo. Mi primera y profunda capa de hielo... Por suerte, esta vez no ha calado hasta los huesos. Por suerte y por ti. Creo que estaré intacta de nuevo cuando la brisa del mar acaricie mi espalda y me llame a probar su sal. Cuando vuelvas a cogerme de la mano y me mires tan delicado... con ese miedo de romper el universo, de romperme en cada beso. Cuando me dé por fin por gritar lo que quiero y lanzarme, como me has visto hacer, con los ojos abiertos. Con la sonrisa en la cara.

Nada es tan frágil. Siguen rompiéndome tus olas, aunque con más espuma. El tiempo hace retroceder mi costa, erosionar mis rocas. A veces pienso que soy un gran y escarpado acantilado, y que necesito tu fuerza para seguir siendo vivo, al menos a los ojos de cualquiera. Para seguir siendo alto, tocando al cielo. Para seguir siendo azul en un reflejo de tu mar. Para encontrar un empuje que me lleve hacia algún sitio. A mi sitio.

¿Tú crees que todo cambia? Nunca quiero asomarme al horizonte, al infinito, porque quizá termine antes de que pueda creer que no termina, y si veo una sola línea sesgada... quizá me derrumbe encima de tu vaivén y deje de ser tan pausado. Tan arrítmico, a veces, que me hipnotiza. Pero también tan entrañable.

dilluns, 27 d’abril de 2009

Quiero


Que me gaste yo la vida devorando
cada pensamiento tuyo, cada paso.
Que se borren tus lunares y aparezcan en reemplazo
dibujados en tu cuerpo cada beso, cada abrazo.

Y ahora que estas aquí
yo de nuevo soy feliz...
pude entender qué eras para mí.

Déjame quererte tanto que te seques con mi llanto,
que se nuble cada cielo y que llueva hasta hacer charcos.

Déjame besarte tanto hasta que quedes sin aliento
y abrazarte con tal fuerza que te parta hasta los huesos.

Y ahora que estas aquí
yo de nuevo soy feliz...
pude entender qué eras para mí.

Quiero excerderme, perserguirte, pretenderte,
quiero amarte noche y día,
quiero gastarme la vida.

Quiero amarrarte a mis sesenta de cintura,
llevarte como un tatuaje,
quiero perder la cordura...



Si el peix es mossega la cua...


Sempre la mateixa carícia i sempre el mateix calfred.
De vegades la vida et regala el mateix moment
un milió i mig més de vegades
només perquè el primer valia la pena.
No trenquis tu la cadena,
comença per la carícia.

dilluns, 20 d’abril de 2009

Dualidades


Los buenos días. Los buenos días son aquellos en que soy capaz de sonreír por encima de todo. A pesar de los charcos en el suelo, las palabras envenenadas, las horas sin reloj, los trenes que pasan de largo, las puñaladas, los atascos, el grito, el llanto, la fría soledad. Los buenos días no tendrían, sin embargo, ningún sentido sin los otros días. Los malos días son los que me hacen soñar, reflexionar, pensarte, mirar a lo lejos. Los malos días son, aún así, mejores que los peores. Pero sin esos otros días, los buenos sólo serían días. Serían rutina. Serían caminar sin ningún rumbo. Sin ningún sentido.
Apareces así, sencillo y dulce. Me dices lo que quiera que hoy tengas en ti. Quizás un gesto, una mirada, un abrazo muy fuerte. Muy largo. Quizás una sonrisa. A veces una risa que me mata. Incluso a veces poco, casi nada. Y no importa porque yo me lo quedo todo de ti. Desde el tacto de tus manos hasta una palabra equivocada. Me quedo con el oscuro de tus ojos, con la sombra gris, con lo húmedo también. Me quedo contigo y, si me quedo, es porque no quiero estar sin ti.

dilluns, 13 d’abril de 2009

¿Sueñan las chicas como yo con algodones de azúcar?

Los sueños son para los idiotas. La gente sin valor. Las películas románticas. Los dramas perfectos. Me gusta cuando hablas de mí como si fuera a cambiar el mundo, como si ya lo hubiera hecho. Como si no hubiera esfuerzo en pasar de una palabra a un hecho tan concreto. Yo, que parezco un muro de hormigón, no soy más que una hormiga intentando alcanzar el otro lado del muro. Muchas veces tengo miedo, muchas veces dudo y no soy yo, me quedo en medio. Medio confusa, medio cobarde, visiblemente superada. Pero todo pasa y algo queda, y lo que quedó fui yo y mis ganas. Aunque no creyera que fuera a creer tan pronto en cosas que ya había olvidado. Que había aprendido, a golpes, a olvidar. Ya ni siquiera pienso que de esta igual nos morimos... Me gusta pausar tu ritmo, escuchar tu mirada, poner la mano en tu pecho, desordenar la casa. Deshacer el tiempo, enredar las sábanas, invertir los días en el calendario. Maldecir la lluvia a ratos, dejar de escuchar las gotas chocando contra el cristal de la ventana. Chocar tu cuerpo contra mi cuerpo. Chocar de nuevo con el mañana. Por la mañana. Despertar. Despertarme con tus labios en mis labios. Con una mano caliente en la piel. Marear un café frente a tus sueños y enlazarlos con los míos. Montar un puzzle de ti y de mí. Curarme luego, lentamente, de esa sobredosis de azúcar con la risa, con la rabia, con la espera de este mundo. Cambiar de contexto. ¿Nunca has soñado con vivir? A mí me ha dado por vivir persiguiendo sueños y siempre voy corriendo. Sin embargo, ahora sí tengo tiempo de mirarnos en el espejo, de escribir algo cursi, de volver a casa despacio y bajo la lluvia, mojándome el pelo con una sonrisa. De perder las horas mirándote embobada. De depilar mis piernas cada mañana... Y un motivo dulce.

dilluns, 30 de març de 2009

¿Ya amanece?


Te dije “me gustas” cuando quería decir “me encantas”. Te dije “creo” pero yo ya lo sabía. Siempre miento un poquito para darle más emoción, siempre invento recovecos donde perderme en esta vida e incluso a veces me pierdo. Mi madre dice que soy un desastre, que no escucho la voz de su experiencia. A mí me gusta perder las horas contigo, aunque no estés aquí. Sorprender de vez en cuando, para bien o para mal. Levantarme del suelo.
Ayer resulta haber sido hace ya meses. Todo pasa tan deprisa... y muchas cosas quedan. Yo no sé si para siempre. Me duele ver como acorto el olvido y me enorgullece no anclarme en un pasado que se marchita. Siempre igual, siempre esas contradicciones. Pero lo bueno es dudar, lo arriesgado es no pensar nunca en todas las posibilidades, aunque sea por un segundo. ¿Cómo no voy a dudar si sólo hay una oportunidad por cada pregunta? Aunque a veces la duda se vuelva grande, y se aparque en un rincón y engulla preguntas que aún no has contestado.
De haber sido tú, no lo hubiera hecho tan bien. No me hubiera fascinado tanto. Ya amanece, pienso últimamente. Y me quedo mirando el rojo de tus labios. Siempre esas contradicciones... Porque a veces pienso que sí y a veces que no, porque cada día es algo diferente. Porque aún me quedan cosas por redescubrir, quién sabe cuándo ni dónde, ojalá contigo. Volver a esperar un nuevo día. Volver a masticar el tiempo lentamente. Ver, de repente, que ha pasado el tiempo.
Y si amanece por fin no será como solía. Habrá quien mire la luz y habrá quien mire las sombras, y yo estaré en medio. Siempre en medio de todo. Tomaré un poco de aquí y de allá, pues mientras haya quien critique y quien mire de reojo querrá decir que algo importa. Intentaré obviar la tormenta, dejarme acariciar por las manos de quien me quiera. De quien me quiere. Pero no dejaré de soñar con cosas imposibles. No dejaré de hacerlo mal a veces, de engañarme incluso a mí misma, de esperar y creer que hay esperanza. Y que con el tiempo todo pasa, aunque sólo pase el tiempo.
Porque también hay atisbos de cordura en mi locura.

dimecres, 25 de març de 2009

Cuéntame la luna


Cuéntame la luna al oído, cada noche. También cada día... Cuéntamelo todo, siempre, claro, para que no pueda olvidar tus dedos en mi espalda ni tu voz vibrando en una piel que se muere de frío cada vez que no estás y se viene conmigo de paseo a buscarte. Dime que una vez fuiste, yo sé que una vez fui... creo que ahora simplemente somos así, y eso nos encanta. No hay por qué's ni destinos, aunque aún a veces se me antoje contar una a una las casualidades, tirarme de los pelos y revolcarme de risa mirando tu sonrisa más sencilla y natural. Aunque a veces me revuelque con el tiempo e intente comprenderlo todo, racionalizar lo absurdamente abstracto, recordar una a una acciones y consecuencias para encontrar las siete diferencias que me anclan a ti y no me hacen ser cualquier otra, dentro del abanico de posibilidades que no fueron y no serán. Dime que no está tan mal eso de soñar de vez en cuando con cosas que se cumplen, que no hay que temer caer sino caminar despacio al borde del abismo y sentirse viva. Dime todas las cosas que se te ocurran sin pensarlas primero y yo pensaré en todo lo que se me ocurra para escribirtelo luego y pretender llegar a ser sólo yo en algún segundo cada día. También cada noche... Porque he descubierto que aún me parece bonito lo tierno, lo fugaz, lo más hondo y lo más lleno. Incluso lo más cursi puede ser, en mis ojos, un instante y una vida. Incluso el amor, aunque una vez fue ese fantasma encerrado en el amario, puede llegar a convivir conmigo y mis continuas contradicciones. Incluso puede llegar a atraparme. Y no, ya no le tengo miedo, porque su cara oculta sólo le hace ser fascinantemente misterioso, sólo me hacer caer de nuevo y enredarme entre tus dedos con la sonrisa del suicida que por fin quiere y puede morir.

dimecres, 18 de març de 2009

No voy a parar


No voy a parar de decirte, de mirarte, de tocar tu risa en cada rincón escondido. No voy a parar de dejarme ser ni de querer y estar y, así, hacerme un sitio. No voy a parar de seguir y no terminar nunca.


divendres, 6 de març de 2009

Blame it on the moon


Gonna blame it on the moon,
Didn't want to fall in love again so soon.

I was fine, feeling strong,
Didn't want to fall in love with anyone.

Now that it's gone too far to call for a halt,
I'll blame it on the moon
'Cause it's not my fault;
I didn't think that this would happen so soon
So I'll blame it on the moon.

I was happy to be free
Didn't think I'd give myself so easily.

Guilty feelings in the night
As I wonder is it wrong to feel so right.

Now that it's gone too far to call for a halt,
I'll blame it on the moon
'Cause it's not my fault;
I didn't think that this would happen so soon
So I'll blame it on the moon.



dijous, 26 de febrer de 2009

Wreckless Love


Take it back in time
when forever was a minute and eternity was a second...


dimarts, 10 de febrer de 2009

Something about us


Antes de conocerte el mundo era plano... quizá por eso era tan difícil ver el final de las cosas, mirar a lo lejos, ir cuesta abajo en bicicleta. En un chasquido de dedos ávidos de piel caliente, todo se recompuso y algunas cosas quedaron boca abajo. Otras, simplemente, se volvieron más alegres. Más sencillas. Azules, como el mar y tu risa. Algo cambió y algo tembló en un escalofrío. De esos que se quedan grabados.
De repente un día caes en la cuenta de que nada es igual, y que sonríes. Sonríes porque no puedes dejar de ver el lado bonito de las cosas. Que no puedes dejar de pensar en cada instante de ternura, de mirada, de risa tonta, de manos sencillas. Todo te parecía una locura... ¿y qué? Seguiste a la tentación hasta el rincón más oscuro. Mentirías si dijeras que no quieres gritarle al mundo que era el rincón más temible y más oscuro, y que ahora es sólo para ti. Que quieres explorarlo lento, descubrirlo lento, disfrutarlo lento, quererlo lento. Que nunca deje de ser oscuro, ni de ser tu rincón. Que no haya resto, ni mundo, ni nada más. Algo se mueve dentro y quieres moverte a su ritmo. Y quieres que sea muy lento. Y a veces, también, quieres que sea tu vida. Toda tu vida. Y si algún día no se mueve, quieres morir de echarlo de menos.
Ese día puede que no sea el mejor, pero es diferente. Es diferente porque sabes que hay algo que deseas, que te araña por dentro, que sabe a locura y besa como si fueras el universo antes de la gran explosión. Como si quisiera explotarte por dentro y ser contigo. Roza tu camino y se hace hueco, y le haces hueco, y lo tiras todo por la borda por ello. Por ese algo. Porque hay algo. Porque algo te dice: hazlo.

dimarts, 20 de gener de 2009

Yo conmigo

Caer siempre he caído igual: de cabeza. Siempre he sido testaruda y soñadora, hasta desgarrarme las horas por minutos y, a jirones, montarme una nueva realidad en un puzzle perfecto y onírico. Pero llega un punto en que todo duele, desde las heridas hasta la palabra amor y los espacios vacíos que dejan las sombras de los pasillos, los días de calendario gris. También he sido impulsiva y sincera. Despertar de vez en cuando me hace renacer de repente de las cenizas de lo que fui, más fuerte, más ilusa, más todo. Y chillar de repente lo que no quiero, escribirlo en mi bloc de notas profundas y serenas, girar la esquina y tomar un cambio como una oportunidad. Intentar ser libre, creerlo casi siempre. Ilusa... Caer de nuevo, que es lo que toca cuando se es tan inocentemente fantasiosa y optimista. Escribir unas líneas. Ser feliz. Cabiar de rumbo, nunca de chaqueta. A veces enfadarme conmigo misma, siempre observar y aprender, pensar en ti y en todo, caer en la cuenta. Ironizar sobre el mundo que nos rodea. Aceptar, tolerar, sentir. Sentirlo todo y respirar profundo, oler los instantes que recordaré siempre. Mirar, curiosa, unos ojos que me miran diferente. Intentar vivir. Dejarme tocar, dejarme ser. Ser yo misma. Ser contigo.

divendres, 9 de gener de 2009

No quiero despertar

No quiero despertar. Quiero vivir para siempre con los ojos cerrados y agarrar tu mano fuerte y suave, bajo las sábanas revueltas de un domingo por la mañana. Con la claridad que entra por las rendijas de las persianas y el sabor de tu boca. El perfil de tus labios en mi piel, sólo un amago, siempre un escalofrío. El perfil curvo y desafiante de tus labios... Quiero ser tu tacto y llevarme lejos, quiero ser mi respiración pausada y llevarte lento por la vida. Llenarte de risa para que no te aburras si no llegamos nunca. Acariciar tus ojos cerrados también y dibujarte un sueño interminable en el interior de los párpados. ¿Por qué existe nada más allá que aquí? ¿Por qué todo es tan grande? Yo sólo quiero mi pedacito de universo y mi manera de sentir ese algo tan diferente de ti que me trae tan loca. Ese algo que miro largamente y sonrío. Ese tú, esos tantos (todos). Esa vida que termina y empieza, renace y se esfuma, que pasa por ti, aquí y ahora. Y no despertar. Tan sólo ser feliz.