dijous, 4 de juny de 2009

Después de todo...


Uno no puede escapar de lo que es, por mucho que quiera. Por mucho que le empujen, que se espabile, que se deje llevar... Uno es lo que es, y no lo que quiere ser. Uno es lo que puede. Aunque a veces querer sea poder, poder no es querer siempre. Y si no se quiere, no se es.

Los artistas somos complicados por naturaleza. Desde el decir hasta el sentir. A veces nos da por imaginar, por soñar demasiado, a veces por revelarnos contra el mundo, por querer cambiarlo, a veces tan sólo somos, por ser algo. Por vivir, a veces se nos pasa el tiempo, y a veces se nos pasa todo... pero también muchas veces no se nos pasa nada, nos subimos al tren y lo convertimos en una montaña rusa. Todo depende del tiempo, o del viento. Todo depende de esa inspiración que nos motiva, de ese bienestar que nos invade a veces cuando la vida nos sonríe, cuando el día nos brinda una oportunidad. No creo que pueda llamarse al buen tiempo, simplemente nos llega y, cuando llega, no dudes que sabemos aprovecharlo.

El verano, sin duda, es la mejor época del año. Al menos para salir a buscar, para encontrar la luz, para escuchar las olas romper en la arena. En tu arena. Ojalá esta vez sepa verlo, sepa volver a inspirar poco a poco, sepa volver a desear las cosas como tantas veces te he deseado. Ojalá vuelva a acordarme de los sueños al despertar, después de todo...

1 comentari:

Anònim ha dit...

Hvala za intiresny Blog