diumenge, 10 d’agost de 2008

La vida también puede ser demasiado larga...




Cuentan los viejos libros
que el hombre no vive 100 años,
que el sufrimiento es su castigo.

Y aunque Miriam aún no sabe andar
sus ojos ya reflejan toda la ira de su verdad.

Y al llegar a los seis, Miriam no siente nada
cuando su padre olvida su condición
y se refugia en su almohada,
Miriam no siente nada,
Miriam no sabe decir no,
Miriam esta asustada...

Pero qué larga es la vida si es triste y el tiempo se para
y no hay ni un rincón dónde esconder al menos la cara,
y no hay ni un hombro dónde poder reposar la cabeza,
y siempre te ahogas en el mismo mar de tristeza.

Escribe unos versos pidiendo ayuda
pero que no los lee nadie,
todos tratan de esconderse.

Y aunque ahora todos te llamen delincuente,
seis atracos ya es bastante...
yo me muero por verte.

Ya no sientes placer,
ningún hombre es suficiente
aunque yo quiera abrazarte,
navegar contracorriente de tu sangre infectada
por una aguja que te comprende,
que no te hace pensar en nada
y que te lleva hacia la muerte.

Pero qué larga es la vida si es triste y el tiempo se para
y no hay ni un rincón dónde esconder al menos la cara,
y no hay ni un hombro dónde poder reposar la cabeza,
y siempre te ahogas en el mismo mar de tristeza.


PD. La vida puede ser demasiado larga a veces, por muchos motivos que no hemos podido o sabido evitar... Un recuerdo para esas otras vidas.


Cap comentari: