dissabte, 19 de febrer de 2011

La derrota del cuerpo



Sólo sé escribir para gritar lo que siento. Y hoy siento que el tiempo pasa muy deprisa.

Es duro, es difícil aceptar la derrota del cuerpo. Pero cuando amas también tienes que dejar marchar. Marchitar.

Ojalá, cuando todas las cosas terminaran, lo hicieran sin dolor, sin ruido, sencillas y claras, rápido y con una pequeña sonrisa. Ojalá estuvieramos programados para no acaparar aquello que queremos a nuestro lado, para no ser tan egoistas y comprender el fin de todas las cosas. Para saber decir adiós. Para encontrar la manera y las fuerzas.

Insha'Allah ...