dijous, 22 de maig de 2008

Sólo los ricos pueden ser ricos

He dudado bastante en el título de este post... al principio iba a llamarlo "¿sólo los ricos pueden ser buenos?" pero temía que todo el mundo se preguntara "¿en qué?" o lo tomara como algo personal... luego iba a llamarlo "sólo los ricos pueden ser felices" pero vamos, que en tres centésimas de segundo he visto que no... luego "sólo los ricos cumplen su sueño" pero me ha sonado a OT. Luego he dudado entre si "sólo los ricos pueden ser directivos" o "sólo los ricos pueden dirigirnos" pero había perdido la magia... y de repente lo he visto claro:

¡Sólo los ricos pueden ser ricos!

Almenos tiene gancho... jeje.

En fin, hoy estoy muy indignada por algo muy concreto pero que repercute en tantas cosas que me parece la peor injusticia del mundo (por un momento...).
Imagínate que eres estudiante, que te gusta estudiar (bueno, ya nos entendemos... sustitúyelo por que quieres estudiar, mejor), que piensas que nunca es suficiente y que el mundo hoy en día está muy difícil... que la vida es competitiva y que el mercado es complicado y que el mundo laboral no te entiende y no entiende que algún día tendrás que pagar una hipoteca... y esas cosas.
Bueno, mejor simplifiquemos a que simplemente quieres hacer un máster cuando acabes (por fin) tu carrera. (permítanme aquí una carcajada por mi constante sorpresa ante tal incongruencia...)

¿Máster? Buscas un máster, algo diferente (lo necesitas), algo interesante (piensas), algo con futuro (sueñas).
Y encuentras algo parecido a un Máster del Universo Universal, de esos que te enseñan cosas guays como por ejemplo que a partir de tu matriculación deberás llevar camisa, tacones y un maletín negro. No sé, uno de esos en que te pulen y te liman por todos lados y te dicen lo que tienes que hacer para ser un campeón (en tu terreno). (y te prometen cosas que no sabes muy bien por dónde te llegaran, y te enorgulleces de que en algún futuro gran y maravilloso sitio aún por inventar podrían llegar a grabar tu nombre)

Esas cosas molan, molan porque son humo que quieres atrapar.

Llegado a este punto, a tí se te cae la baba (a que sí??) y ves estrellitas de colores alrededor de tu futuro traje negro (a conjunto con el maletín). Quizá piensas en el poder, no sé, pero seguro piensas en todas las cosas que podrás hacer porque nadie te dirá que no puedes hacerlas. Podrás crear, inventar, negociar, aprender, escuchar, presentar, organizar, planificar... jugar a ser Dios (con o sin borderíos, como House).

Y llegados a este punto y con un simple click (de ratón, claro) las estrellitas se te ponen de sombrero, vamos. El universo (sin máster) se te pone del revés y ves que no, que no... que no todo es tan sencillo, que hoy en día el mundo es muy difícil... y muy caro.

Hoy en día, el futuro te puede costar 8.500 euros.

Sólo los ricos pueden ser ricos.

1 comentari:

MrBlonde ha dit...

Pues sí que es caro, sí. Ese es el precio en total, contando los dos años, ¿no? Joder, hubiera dicho que no eran más de 1.200-1.500 al cuatri. ¡Espera, eso también es mucho!